Semana Santa 2019: las cosas imperdibles que ver en Florencia

14 Apr 19
cosa vedere a Firenze

Entre las ciudades de arte para visitar en Italia durante las vacaciones de Semana Santa, Florencia es siempre un destino de gran encanto. Sin embargo, los muchos monumentos y lugares para visitar en la ciudad del lirio son muchos y todos merecen interés que los turistas a menudo ni siquiera saben qué monumentos elegir para ver y cuáles no, especialmente si no tienen mucho tiempo y desean evitar ir de prisa para no perderse nada.

Haciendo presente que, como regla general, el mejor consejo es concentrarse en ver solamente algunos lugares, pero disfrutar de ellos al máximo, aquí hay una pequeña guía de lo que se puede ver en Florencia en un día, sin tener que correr. Si se llega desde la estación de Santa Maria Novella, o desde la terminal del tram de Villa Costanza (parada recomendada “Alamanni Stazione”), lo que se podría ver de inmediato, sin recorrer un largo camino, es la Piazza di Santa Maria Novella.

La iglesia que domina la plaza, exaltada por artistas y músicos, incluso en los últimos tiempos, presenta una de una fachada que, emblemáticamente, muestra los ideales arquitectónicos del Renacimiento. Esta es una obra florentina del siglo XV, creada por una de las personalidades más importantes de la época, Leon Battista Alberti, un personaje fundamental para el desarrollo de los ideales del Renacimiento aplicados a la planificación urbana de la ciudad, ideales enunciados en un tratado escrito por él. El mármol bicromo muestra símbolos muy especiales en la fachada, como una esfera armilar, un reloj solar, una meridiana ocultada y un sol dibujado en el tímpano. A partir de estos signos, queda claro que esta iglesia tiene una historia artística e histórica mucho más compleja de lo que podría parecer a primera vista.

La plaza frente a la iglesia tiene dos columnas en forma de obelisco en el eje sureste que crean una elipse que una vez iba a crear una pista para carreras ecuestres que se organizaban para entretener a los florentinos. Se observen las cuatro tortugas de bronce debajo de cada columna, un símbolo vinculado a uno de los Granduques Florentinos de Casa Medici. En la parte inferior de la plaza, en el lado sureste, una elegante arquitectura de Brunelleschi alberga ahora el Museo del Novecento, uno de los museos de arte contemporáneo más importantes de Italia. Para ir al corazón de la ciudad, hay que tomar Via del Sole. En menos de cinco minutos estarán en Via Tornabuoni, donde podrán admirar la mole de Palazzo Strozzi, antigua residencia de la homónima familia y ahora sede de la Fundación Strozzi, que organiza exposiciones de arte siempre muy destacables (en este período hay la exposición sobre Verrocchio, maestro de Leonardo da Vinci (información en la página web official www.palazzostrozzi.org).

Duomo di Firenze

La visita gratuita al patio del Palazzo Strozzi les permitirá delinear una imagen del palacio renacentista del siglo XV florentino, cuyo prototipo se puede rastrear en el palacio de la familia más famosa de la Florencia renacentista, el Palazzo Medici.

Continuando hacia la Piazza della Repubblica, podrán girar a la izquierda mediante Via di Calimala, hoy en día una de las calles comerciales más famosas de la ciudad. Dentro de poco tiempo, la calle acaba delante del gran complejo de la Catedral.

La memoria del móvil no será suficiente para todas las fotos que quisieran tomar en este rincón de Florencia por la majestuosa vista del ‘Duomo’ que se le abrirá delante. A simple vista, parecerá que los grandes arquitectos del pasado que construyeron el complejo no midieron bien la distancia entre la iglesia y el Baptisterio, edificio que oculta en parte la vista de la majestuosa fachada de la iglesia. En realidad, las vicisitudes constructivas del complejo fueron mucho más complejas de lo que puede percibirse a primera vista.

Esta, que es una de las catedrales más grandes del mundo, tiene una historia fascinante que merece ser investigada a fondo … Frente a la fachada este del Baptisterio, se puede admirar la copia fiel de la “Puerta del Paraíso”, así llamada por el gran Miguel Ángel Buonarroti. También en este lado del Baptisterio se ven dos columnas de pórfido que son lo que queda de la antigua alianza entre Florencia y Pisa en el siglo XII.

Ratto delle Sabine

Una vez admirada la Catedral, se puede tomar la carretera para llegar a la Piazza della Signoria, pero en lugar de alcanzar la plaza por la clásica Via dei Calzaiuoli, quizás la calle más turística de Florencia, sugiero que se  haga desde Via dello Studio. Pasando por las pintorescas calles como Via Dante Alghieri y Via del Corso, se podrá apreciar la verdadera Florencia, la ciudad que está compuesta por pequeños talleres y tiendas de delicatessen donde aún se sirven productos locales. Desde Viale dei Magazzini se llegará a la Piazza della Signoria desde el lado norte.

Avanzando hacia la fachada principal de Palazzo Vecchio, los ojos se llenarán de la belleza de las obras maestras que aquí se conservan, como la fuente, recién restaurada, de Bartolomeo Ammannati, una copia del David de Miguel Ángel, la Judith de Donatello, el Perseo de Benvenuto Cellini, el Rapto de las Sabinas de Giambologna. Cada una de estas estatuas tiene una larga historia que merece ser relatada.

 

Palazzo Vecchio tiene un patio que, debido a la belleza de sus decoraciones del siglo XVI, merece ser visitado: la entrada a esta zona es gratuita¿; la presencia de representaciones de ciudades alemanas y austriacas en este atrio se debe a la celebración de un matrimonio importante en la historia de la familia Medici.

Si pero se tiene la curiosidad en descubrir los tesoros que se conservan en el interior del palacio – por no mencionar sus secretos, como la reproducción del David de Miguel Ángel con la cabeza cortada, o el famoso fresco escondido de Leonardo da Vinci, sugerido por el Inscripción dejada por “búsqueda se encuentra” en Vasari – hay que comprar el billete para visitar el Palacio.

A la derecha de Palazzo Vecchio se encuentra el gran complejo de la Galería de los Uffizi. Como es bien sabido, este es uno de los museos más hermosos que el mundo envidia a Italia, aunque solo sea por su espectacular ubicación entre el Palazzo Vecchio, el Arno y el Ponte Vecchio. Al llegar al puente más famoso de Florencia, se quedarán deslumbrados por el brillo del joyas expuestas en las ventanas las exclusivas tiendas de orfebrería instaladas sobre el puente.

En realidad el puente, que hoy es el punto de parada para muchos turistas que se detienen para tomar fotos panorámicas o selfies, esconde muchos misterios, comenzando con el pasaje secreto que pasa en cima de las orfebrerías, un pasaje construido en la en el Mil Quinientos para un propósito específico…. Ahora estarán a un paso de la orilla izquierda del Arno, el área que los florentinos llaman “más allá del Arno”. Es una de las zonas de Florencia que más amo; es esa parte de Florencia la que es más genuina, auténtica, la que más adoran los florentinos mismos para pasar su tiempo libre, también porque no es la que está  invadida por los turistas que acuden al otro lado del río.

 

Venere Canova

Aquí hay muchas tiendas de artesanía que producen productos de alta calidad; aquí se pueden encontrar hermosas tiendas de antigüedades, donde se pueden comprar obras de excepcional rareza; aquí encontrarían  pequeñas pero surtidas casas de subastas, con obras de arte muy buscadas por expertos coleccionistas. Aquí incluso encontrarían muchas bodegas y tabernas que han mantenido un aspecto rústico en sus entornos. En resumen, hagan un recorrido por esas partes y no se arrepentirán.

En esta otra Florencia se podría visitar monumentos de gran importancia, como el complejo Santo Spirito, cuya iglesia es uno de los proyectos más originales de Brunelleschi. Dentro de la sacristía de la iglesia hay un magnífico crucifijo de madera atribuido a Miguel Ángel. No muy lejos de la plaza de Santo Spirito, que con la serie de “Osterie” es oficialmente la sede de la vida nocturna florentina, se encuentra el Palazzo Pitti, donde se conserva un ejemplo extraordinario de un jardín del Renacimiento en el Giardino di Boboli, uno de los más bellos de Italia por el arreglo escenográfico que se encuentra en la colina detrás del Palazzo Pitti. En el interior del palacio hay la Galería Palatina, una de las galerías más extraordinarias de Europa por su rica colección y por mantener la disposición original de  los cuadros así como desearon colocarlos los Medici  en el siglo XVIII.

 

David di Michelangelo

Si también tienen curiosidad en ver uno de los lugares más fascinantes de la historia nacional, merece la pena visitar la Basílica de Santa Croce, un destacable ejemplo de iglesia florentina. En el interior se encuentran las famosa serie de enterramientos de grandes figuras de la historia italiana, como Maquiavelo, Galileo, Miguel Ángel y Rossini.

La Iglesia también conserva capillas de gran encanto, como aquellas pintadas por Giotto y sus discípulos, o como la capilla donde el escritor francés Stendhal tuvo su síndrome que luego pasó a la historia con su nombre. Si luego son gran amantes de la escultura, no podrán perderse una visita a las Capillas Medici, donde se conservan las fascinantes esculturas, en parte sin terminar, de Miguel Ángel, o la Galería de la Academia, donde se puede admirar el David original del artista, transportado aquí en el siglo XIX.

Introduce a la vista de la preciosa escultura de mármol de Buonarroti, gracias a su efecto escenográfico, una galería que los lleva directamente delante de la gran estatua, considerada la máxima expresión del arte por el historiador Giorgio Vasari. Dado que la obra tiene más de quinientos años, cabe señalar que la estatua no ha pasado ilesa a lo largo de los siglos y aún conserva los signos de la época, así como los eventos tormentosos que merecen ser descubiertos.

 

Scoprire la Toscana

Además de la copia en la Piazza della Signoria, otra copia importante del David se conserva en Florencia, esta vez en una versión de bronce, y se puede ver en la plaza que lleva el nombre de Miguel Ángel. Esta última es una de las etapas más buscadas por los turistas. Piazzale Michelangelo de hecho se eleva en un punto donde se puede apreciar una vista impresionante de toda la ciudad.

Las selfis que tomarán desde esta azotea panorámica serán inolvidables y despertarán la envidia de los seguidores en sus perfiles sociales. Cuanto he informado aquí es una breve guía de las cosas que no puede perderse en Florencia si tiene poco tiempo y, cosa importante, sin tener una visita a los interiores de los museos (lo que, supuestamente, les llevaría mucho más tiempo). Sin embargo, ya que estamos hablando de una ciudad extraordinaria, llena de lugares para ver y secretos por descubrir, disfrutar del encanto de Florencia con una visita guiada se convierte en la mejor opción si no quieren perderse absolutamente nada sobre la ciudad cuna del Renacimiento.

 


Michele Busillo

Guía turístico autorizado de Florencia y Siena

This post was written by Michele Busillo
  • Para Información sobre mis tarifas hacer click aquí. Para personalizar su itinerario, contactadme a

    info@www.guidaturistica-michelebusillo.com