Florencia ha sido el entorno en el que el Arte, desde el siglo XIV, se ha convertido en el medium a través el cual la sociedad se expresaba. Siempre en la ‘ciudad de Lirio’, la palabra Arte, como sustantivo femenino traducido en italiano , ha adquirido un valor adicional a lo largo del tiempo, porque es en sus museos donde Arte – específicamente la Pintura – encuentra una formulación totalmente femenina.

Artemisia Gentileschi, una de las primeras pintoras de toda la historia del arte, vino de Roma. Fue bien recibida en Florencia y su arte fue apreciado por el Gran Duque Ferdinando II, en una época en que el arte de femenino solamente tenía sujetos.

En su lienzo, conservado en los Uffizi, la violencia en el Holofernes, degollado por la heroína Judith se convierte en un evento catártico.

El vocabulario de Caravaggio – el de la muerte y la sangre – es utilizado por Artemisia para “exorcizar” ese abuso que, lamentablemente, ella, como mujer, se vio obligada a sufrir en un entorno como el de los talleres que estaba dominado por hombres. Con su pincel, Artemisia formó y contorneó su espacio existencial, completando un proceso profesional que fue una verdadera conquista social; su pintura fue la oportunidad de expresar su profundidad intelectual, al igual que su heroína Judith venció al enemigo. Es una victoria obtenida, como en la contraparte de Miguel Ángel, gracias al intelecto y no con la fuerza física o las armas seductoras.

La pintora nació el 8 de julio de 1593. ¡Feliz cumpleaños Artemisia!