Los redescubrimientos tras la pandemia

En este año tan especial, en el que la pandemia nos ha obligado a quedarnos en casa, sin embargo, teniendo disponible una amplia y variada oferta de webinars (y con los que hace tiempo que anunciaron lanzar una “Netflix de la cultura” que espero que realmente no sea necesario. ), comenzamos a redescubrir las huellas de nuestra historia local. Muchos operadores del sector turístico – incluido yo mismo – han reinventado su proprio trabajo proponiendo destinos e historias alternativas a los clientes locales, esos que eran difíciles de satisfacer porque “ya lo habían visto todo”.

Un ejercicio tan virtuoso ha dado resultados positivos: hemos conocido historias de iglesias, artistas, tíos y varios familiares de los que no teníamos la menor idea; éso quiere decir que no todo el ‘mal’ ha llegado para  dañar y lo digo sin ninguna retórica.
Aprovechando de esto que espero sea una tendencia de largo rato, aquí me gustaría señalar una obra desconocida para la mayoría, así como la Pinacoteca Nacional de Siena sigue siendo desconocida para muchos de los visitantes de la ciudad del Palio. Este museo, ubicado en el antiguo y refinado Palazzo Bonsignori, alberga una de las mayores colecciones del mundo de pinturas con pan de oro. Esta cifra por sí sola debería haber impulsado al turismo en la era pre-Covid a darle un vistazo al museo, pero sucedió que el museo no fue objeto de una atención particular, excepto por los visitantes más atentos y las iniciativas de alguna lungimirante asociación de guías que propuso itinerarios temáticos. Las grandes masas de turistas han conocido de Siena la ruta que va desde la Basílica de San Domenico hasta la Catedral de Santa Maria Assunta, punto.

En este año que defino como incompleto, porque también empezó bastante bien pero que luego evolucionó como lo conocemos, me gustaría hablar de una obra que en cierto modo está incompleta: es la Natividad de Francesco de Giorgio Martini.

Uno de los más grandes artistas del siglo XV

El autor del cuadro fue una de las grandes personalidades de Siena en el siglo XV y es un artista que confieso que me fascina cada vez más, a medida que descubro sus obras esparcidas por museos e iglesias no solo en la zona de Siena sino en el Toda Italia (uno de sus hermosos relieves en bronce se encuentra en la iglesia Carmine de Venecia). Además de la pintura y la escultura y el dibujo, Francesco di Giorgio ha dejado una contribución muy importante en el campo de la arquitectura, tanto como diseñador como como escritor de tratados; fue tan apreciado como arquitecto que, al igual que Florencia con su Giotto, la República de Siena trató de retenerlo cuando los tribunales italianos lo reclamaron.

Hay varias pinturas de Francesco di Giorgio conservadas en la Pinacoteca di Siena; sin embargo, como señaló Luciano Bellosi, uno se decepciona un poco al mirar las pinturas del artista si se las compara con las obras de escultura. Mirando específicamente la Natividad, hay algo incoherente en la visión de conjunto de la pintura, debido a dos manos distintas que reflejan, por tanto, dos cualidades distintas, una del maestro, la otra del colaborador, identificadas por el estudioso.

Los hermosos detalles de una obra ‘incompleta’

De esta obra, que por tanto podemos definir como incompleta porque sólo fue realizada parcialmente por el artista, todavía es agradable apreciar algunos hermosos detalles, como la muy elegante cabeza de la Virgen, o los pliegues “parpadeantes” y “llenos de luz” del manto, diferenciados en formas y espesores “.

Lo muy significativo en la escena es la representación de ruinas antiguas al fondo, elemento que resalta la atención del artista hacia la cita de lo antiguo y que tomará personajes más evidentes en obras posteriores, como la Adoración de los Pastores en la Basílica de San Domenico.

Esta pintura fue realizada para el Convento de Monteoliveto, en las afueras de Porta Tufi (ahora destruida). Para la misma comunidad de Olivetani, el artista recibió el encargo para la Coronación de la Virgen, también guardado en la Pinacoteca.

L.Bellosi, Il problema di Francesco di Giorgio pittore, in Francesco di Giorgio alla corte di Federico da Montefeltro: atti del convegno internazionale di studi, Urbino, Monastero di Santa Chiara, 11-13 ottobre 2001, Biblioteca dell’Archivium Romanicum. Ser. 1: Storia letteratura  paleografia, 317.