La Catedral de Florencia

La construcción de una de las catedrales más grandes del mundo

es un viaje atrás en el tiempo cuando sobre el cielo de Florencia se elevó un imponente edificio, construido para la gloria de Dios y también para la celebración de la ciudad de Florencia. Este recorrido os llevará a conocer los eventos de hombres que con su fuerza física y su intelecto han creado una obra extraordinaria. El recorrido empieza desde el Baptisterio; la visión de las magníficas puertas de bronce de Ghiberti se convierte en la visión de la historia de la salvación de la humanidad. Dentro del edificio os quedaréis con la cabeza hacia arriba para admirar los hermosos mosaicos dorados con las historias de Cristo y el Juicio Final. Saliendo del Baptisterio, será el turno del interior de la Catedral, donde quedaréis completamente cautivados por el imponente edificio y por el poder de sus pilares tallados en la piedra local. El vasto espacio de las paredes es donde hay dos ensayos importantes de pintura de perspectiva, labores de Paolo Uccello y Andrea del Castagno.

Después de la visita del Duomo iremos a visitar la cúpula de Brunelleschi, uno de los edificios más fascinantes del mundo: la portada que el gran arquitecto florentino diseñó para la catedral aún esconde secretos. Los descubriremos a medida que vayamos ascendiendo. Mirando dentro del tambor, os quedaréis encantados por la vista vertiginosa dentro de la iglesia y por los grandes frescos con el Juicio ejecutado por Giorgio Vasari. Una vez que llegue a la linterna de la cúpula, podréis disfrutar de la impresionante vista de la ciudad y sus monumentos, desde los Uffizi hasta San Marco, desde el Palazzo Vecchio hasta San Lorenzo.

La conquista de la cumbre del Duomo es la oportunidad ineludible de tomar fotos de la ciudad y también hacer una selfie que luego compartirán con amigos y familiares.

Después del almuerzo, en el Museo del Duomo se podrá admirar, gracias a la reciente reconstrucción en escala 1:1, la fachada original de la Catedral, diseñada por Arnolfo di Cambio a fines del siglo XIII, aquí recompuesta gracias a un largo y paciente trabajo de la investigación. En la sección dedicada a la cúpula de la Catedral, nos adentraremos en los secretos técnicos que permitieron a Brunelleschi levantar una cúpula cuyo diámetro excede los cuarenta metros. El museo también conserva extraordinarias obras maestras, algunas de las cuales se hallaban dentro de la Catedral y el Baptisterio, como la conmovedora Magdalena de Donatello.

Después de la visita al Museo de la Ópera, os dejaré tiempo libre para que podáis visitar el último gran punto panorámico y la última parada del complejo del Duomo. Facilitado esta vez por un ascensor, llegareis a la cima de la campanaria de Giotto. Mirando hacia el este tendréis una magnífica vista de la Catedral y de la cúpula. Solo al final de este viaje os habréis dado cuenta de que la visita al complejo del Duomo de Florencia no solo significa conocer la historia de un edificio, sino descubrir la historia de una gran idea hecha realidad.