Hoy es un día de celebración en Florencia. El 26 de julio aún se recuerda hoy como una fecha importante para la historia de la antigua República florentina, ya que se celebra Sant’Anna, patrona de la ciudad. El aniversario se celebra en un lugar igualmente especial para Florencia, que es la iglesia de Orsanmichele, decorada para la ocasión con las banderas de los antiguos gremios de la ciudad.

Pero, ¿cuál es el vínculo entre el culto del santo y Florencia, y por qué la festividad se conecta a la iglesia de Orsanmichele?

El vínculo entre la figura de Santa Ana y la iglesia Orsanmichele no es simplemente que se explica con la presencia de un altar dedicado a la madre de la Virgen en el interior del edificio, ya que la presencia de la figura de Santa Ana,  modelada en mármol por el escultor renacentista Francesco da Sangallo en 1526, puede explicarse solamente si se vuelven a recorrer los acontecimientos socioeconómicos de Florencia en el siglo XIV.

Además, Santa Ana ya era antes una figura sagrada representada tradicionalmente en la vejez para destacar su estado de mujer anciana, por lo que no podía tener hijos.

La fertilidad milagrosa de Anna, hecha posible gracias a la intervención divina, es lo que en realidad está conectado con Orsanmichele, construcción que, antes de convertirse en una de las iglesias más bellas de Florencia, estaba destinada a un diferente uso …

La fascinante historia de este lugar, entre las más importantes de la ciudad del lirio, sin duda merece una visita. Admirar afuera de la iglesias sus tabernáculos refinados con estatuas – obras de los escultores más importantes de los cuatro del siglo XVI – y quedarse fascinados por el ambiente en el interior con sus preciosos mármoles y las vidrieras de que la decoran, se convertirá en el descubrimiento de uno de los lugares más preciosos  de Florencia.