Val D’Orcia tour

A través de este itinerario, de la duración de un día entero, vais a descubrir la belleza de la Val d’Orcia,

una de las zonas más fascinantes de la Toscana, cuyo paisaje ha sido declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

El recorrido empezará desde San Quirico d’Orcia, un pueblo de origen etrusco y que en la Edad Media fue uno de los importantes puntos de parada de la Vía Francígena. En el casco histórico visitaremos los lugares vinculados al paso de los peregrinos, como el patio del antiguo hospital de La Scala y la iglesia de Santa Maria Assunta.

Desde las calles del centro nos moveremos hacia la tranquilidad de los Horti Leonini, uno de los mirables ejemplos en el territorio de jardín a la italiana. Volviendo en la calle histórica del centro, vamos a visitar la Colegiata de los Santos Quirico y Giuditta, significativo documento de la arquitectura románica en el territorio.

Después de San Quirico, nos movemos hacia Pienza; en el camino entre los dos centros quedaréis fascinados por la vista de las granjas y los cipreses que salpican las cimas de las laderas. Siempre sobre este paso será donde podréis admirar lo que es un icono de la Toscana en el mundo: la Capilla de Vitaleta.

Vamos a visitar la ciudad de Pienza que, con su catedral, la plaza y los edificios circundantes, sigue siendo uno de los ejemplos más notables de la planificación espacial del siglo XV. Transformada por voluntad del Papa Pío II, lo que un tiempo era la aldea medieval de Corsignano se convirtió de hecho en una ‘ciudad ideal del Renacimiento’.

Para la hora del almuerzo podremos parar en una granja de la zona, donde degustaremos los platos típicos de esta tierra mágica, preparados con ingredientes obtenidos de la agricultura biológica.

La última etapa en nuestro itinerario será Montepulciano, un pueblo que, según el escritor francés Paul Bourget – uno de los muchos intelectuales extranjeros que vivían en la ciudad en el siglo XVIII y XIX – es de una “belleza feroz, enclavado en sus baluartes con un diseño definido como un relieve de geometría ».

En el interior del casco antiguo descubriréis la belleza de Piazza Grande, el corazón del burgo, alrededor de la cual siguen en pie los principales monumentos que rinden la plaza una “Perla del Renacimiento”, tales como el Ayuntamiento – construido en el estilo florentino del siglo XV – el Palacio Nobili Tarugi y, finalmente, la catedral, impresionante edificio que conserva obras maestras de la pintura sienesa del siglo XIV.

Al final de este largo viaje volveréis a casa conscientes de llevar con vosotros, entre los recuerdos de vuestro viaje, uno de los rincones más bellos de la Toscana.