basilica santa maria novella

La fachada de Santa Maria Novella y sus símbolos ocultos

Una fachada de mármol finamente decorada, la única propiamente renacentista de un edificio sagrado que podemos ver en la ciudad de Florencia. Estamos hablando de la fachada de la Iglesia de Santa Maria Novella, una de las iglesias más importantes de la ciudad. Su historia centenaria y la importancia religiosa de esta perla la convierten en un monumento imperdible en la experiencia de visitar la ciudad del lirio, sobre todo si se quiere escapar de las rutas turísticas convencionales.

Además del hermoso interior con un número considerable de lugares y obras conservadas, como el llamado “Claustro verde”, el Claustro grande, la Capilla de los Españoles, el Refectorio con frescos de Paolo Uccello, es sobre todo la fachada lo que realmente merece una atención especial.

La vela inflada por el viento representada dobre la fachada de Santa Maria Novella

Una vela extraña soplada por el viento.

El resplandor del mármol blanco y las inserciones geométricas del mármol verde de Prato, refinado y elegante, distraen al observador más superficial de lo que son los símbolos ‘ocultos’ de la fachada de la Basílica de Santa Maria Novella, elementos sumamente interesantes que son inherente a los detalles: comenzando por el elemento más recurrente, que paradójicamente se puede confundir con un elemento decorativo dada su repetición y una forma similar a una gran letra “C”: me refiero a la imagen de una vela.

Pues, ésto ya es algo que empieza a intrigar mucho: ¿qué hace una vela, representada inflada por el viento, en un entorno donde estamos lejos del mar? Esta imagen no está enlazada al mar, ni a empresas marineras particulares: es más bien la manifestación de un deseo, o podríamos decir de una ambición, algo que en todo caso tiene mucho que ver con la navegación, más en un sentido metaforico. ¿Un deseo expresado por quién?

Detrás de los símbolos ‘ocultos’ de la preciosa fachada de mármol de la Iglesia de Santa Maria Novella se encuentra la voluntad del cliente, miembro de una de las familias más prestigiosas de la Florencia de mediados del siglo XV: la familia Rucellai.

Fue precisamente Giovanni Rucellai, miembro de esta familia de comerciantes, que encargó esta obra en aquellos años de la segunda mitad del siglo XV; mirando el tímpano de la fachada, se puede leer el nombre latino del cliente – Iohannes – junto con una fecha en números romanos, que corresponde al año 1470.

Una vez revelada la identidad del cliente, aún quedan varios elementos por observar y descifrar en la fachada de Santa Maria Novella. Un poco más en alto que la inscripción, en el centro del tímpano, se puede observar un sol de mármol blanco, incrustado en un fondo de mármol verde de Prato. Esta otra imagen intrigante, que inmediatamente remite a algo esotérico o alquímico, está conectada a la orden de los frailes que aún hoy cuidan la iglesia: los dominicos. Pero, ¿cuál es el simbolismo que conecta al sol con los dominicanos?

Avanzando, vemos que, permaneciendo siempre acerca del tema alquímico, podemos ver, a la derecha de la fachada, una losa de mármol sobresaliente que es la de una meridiana y luego a la izquierda se puede notar una esfera armilar de bronce. Si bien la meridiana de sol es un objeto bastante común en muchos edificios antiguos, una esfera armilar es algo que se encuentra con mucha menos frecuencia frente a un edificio, incluso más extraño de que se vea aquí frente a una iglesia. Pocas personas saben que estos dos elementos astronómicos están estrechamente relacionados, también porque datan de la misma época y también fueron instalados por voluntad de la misma persona.

Un fraile erudito de astronomía

¿Quién fue la persona que hizo instalar la meridiana y la esfera armilar? Fue un dominico con un nombre particular: se llamaba Egnazio Danti; su apellido proviene de una gran pasión que tenía por Dante Alighieri. Egnazio vivió en la segunda mitad del siglo XVI y, aunque su nombre no fue tan famoso como el de otros científicos eminentes, como Galileo, su contribución fue en realidad fundamental para llegar al calendario que todavía usamos hoy.

¿Qué hizo Egnazio Danti para el calendario, el que todavía hoy conocemos como “gregoriano”? ¿Qué tiene que ver el nombre del calendario con este estudioso de la astronomía?

Son muchos los enigmas y secretos que, como ves, se esconden detrás de la fachada de la Basílica de Santa Maria Novella; imagina qué más igualmente fascinante se esconde en el interior del edificio, como, por ejemplo, el nombre particular de un claustro, el adyacente a la iglesia, llamado “Claustro verde“, o la capilla llamada “de los Españoles”.

Te espero para que vayamos a descubrir juntos los símbolos ocultos de la Basílica de Santa Maria Novella con una visita guiada.